Peregrinaciones

Galería de peregrinaciones

La  Corporación Santa María de la Paz, pretende con su departamento de peregrinaciones, unir en oración a todos los peregrinos que caminan de la mano de Santa María de la Paz, por eso dentro de su proceso de evangelización, invita a los feligreses a vivir las mejores experiencias de fé en diversos Santuarios del país y del exterior.

A continuación presentamos una recopilación de imágenes que ilustran , algunas de las visitas en peregrinación que ha realizado la Corporación Santa María de la Paz.

 

1Visita al Santuario de San Peregrino, La Ceja, Antioquia.

San Peregrino fue un sacerdote modelo con gran fama de predicar con fervor y de confesor. Sufrió de cáncer en un pie, por lo que se lo iban a amputar. La noche antes de su operación se pasó rezando y al despertar estaba sanado, San Peregrino, patrono de los enfermos de cáncer y enfermedades terminales. Es un Santuario muy cercano a la ciudad de Medellín, en el cual se pueden encontrar abundantes gracias.

 

 

2

La Basílica Menor del Señor de los Milagros es un templo católico localizado en el Centro Histórico de Guadalajara de Buga (Valle del Cauca). La basílica tiene 33 metros de altura y 80 metros de largo, y posee un reloj francés instalado el 18 de marzo de 1909.

 

 

 

 

3

Este encuentro con el Señor que se produce en las peregrinaciones de la Corporación Santa María de la Paz, también es un espacio para compartir con nuestros hermanos en Cristo, por ello, desde el departamento de Peregrinaciones se procura servir a los peregrinos con la mejor logística en cuanto a lugares turísticos, restaurantes y demás que ofrecen los itinerarios de la Corporación.

 

 

 

4

Sobre la importancia de compartir los sagrados alimentos, Nehemías añadió: «Ya pueden irse. Coman bien, tomen bebidas dulces y compartan su comida con quienes no tengan nada, porque este día ha sido consagrado a nuestro Señor. No estén tristes, pues el gozo del Señor es nuestra fortaleza.» Nehemías 8:10.

 

 

 

 

5

Encuentro en la Catedral Basílica Nuestra Señora De La Asunción en Popayán Colombia

Popayán es una de las ciudades hiperdensas del mundo, con más de 8.000 habitantes por kilómetro cuadrado, superior a Tokio y Yokoham. La catedral basílica inicialmente fue construida con pajiza en el año 1558, fue tomando forma como la que se encuentra hoy en día aunque con ciertas remodelaciones a causa de los terremotos de los años 1736 y 1983 pero sin tratar de perder la estructura original cabe decir que la actual iglesia es de estilo neoclásico.

 

 

6

Las peregrinaciones, siempre están acompañadas de guías especializados, los cuales les explican a los peregrinos, cuáles son los lugares que visitan y la importancia de ellos. Esta imagen ilustra a nuestros peregrinos en compañía de los guías turistícos de la Corporación Santa María de la Paz.

 

 

 

 

7

Encuentro en la Basílica de Nuestra Señora del Rosario de Chiquinquirá, oficialmente Santuario Mariano Nacional de Nuestra Señora del Rosario de Chiquinquirá, es una basílica menor de culto católico ubicada en la ciudad Colombiana de Chiquinquirá, en el departamento de Boyacá. El templo está dedicado a la Virgen María bajo la advocación de Nuestra Señora del Rosario de Chiquinquirá siendo la santa patrona de Colombia.

 

 

 

7

El santuario de la Virgen del Jordán se ha convertido en un recinto que recibe peregrinos de toda Colombia atraídos por la historia de las numerosas apariciones de la Virgen en ese lugar de Pereira. Aquí vemos, los peregrinos de la Corporación Santa María de la Paz llegando a este Santuario que inició su historia con la revelación que la Virgen le hizo a una joven de 15 años, un 31 de octubre de 1990.

Las pregrinaciones

Las Peregrinaciones iniciaron en la Iglesia antes de la paz otorgada por el emperador Constantino en el 313, aunque aumentaron considerablemente cuando la Iglesia gozó de paz y libertad en el Imperio Romano.

Las más antiguas peregrinaciones cristianas tenían como destino Roma y Tierra Santa como a las tumbas de los mártires. La más famosa de las peregrinas de esa época fue una española de nombre Egeria, quien nos narra cómo se celebraban estas peregrinaciones en Tierra Santa en el siglo IV.

Las peregrinaciones en honor a la Bienaventurada Virgen María cobran fuerza entre los siglos V-VII principalmente en Nazareth.

Pero, no fue sino hasta los siglos XIV-XVII cuando lograron su más alto esplendor y participación.

En la actualidad, la Iglesia ha encontrado en los últimos Papas el modelo de los peregrinos, que nos recuerdan que el cristiano es ante todo un peregrino y que la Iglesia misma es un pueblo peregrino.

La Peregrinación nos ofrece la posibilidad de reencontramos con nuestra propia historia cristiana, nuestra realidad transitoria en este mundo. Pero la nota característica es la forma festiva y gozosa de estas peregrinaciones, que ha de recordarnos que nuestro peregrinar hacia Dios no debe, ni puede ser lastimoso ni triste.

Así pues, las peregrinaciones favorecen la práctica de los valores cristianos, estimulan un culto integral a Dios. Nos dispone a ser agradecidos y ante todo nos recuerda nuestra común subsistencia y la necesidad de una salvación comunitaria.

Pero, la Iglesia no es la única que realiza peregrinaciones, esto también sucede entre los judíos, los musulmanes, los budistas, etc., y los valores constantes son: la purificación, la renovación y la iluminación.

El modo de hacer una peregrinación ha variado con los siglos y con los lugares, pero básicamente ha mantenido su fisonomía. En la antigüedad se hacía así:

1. Se reunían en un lugar sagrado (Templo)

2. Escuchaban la Palabra de Dios.

3. Se instruía sobre el sentido de la peregrinación.

4. Recibían la Bendición para partir.

5. Los peregrinos se ponían en camino, orando, cantando, conviviendo, conociendo.

No se trataba de ir a encontrar a Dios, o a la Virgen o a los santos. Dios siempre está con nosotros y la intercesión de María Santísima y de los santos es constante. No, se trataba ante todo de ir a un lugar donde el peregrino, sentía de una manera en especial esa providencia, esa intercesión siempre perenne de Dios, de la Virgen, de los santos.

La Peregrinación, no concluye al llegar al santuario o meta de la peregrinación y de participar en los actos de Litúrgicos o de devoción, o en firmar el libro de peregrinos, o de adquirir algunos recuerdos como estampitas, medallas, agua bendita, etc. Se trataba y debe tratarse todavía de ” recargar las energías ” de cobrar nuevo vigor e impulso para llevar y hacer presente la gracia de Dios al volver a casa. Entusiasmar y alegrar a los miembros de la familia, de la comunidad que no pudieron asistir. Se trata ante todo, de infamarnos en el propósito de extender el Reino de Dios: Una nueva evangelización nueva en su impulso, nueva en sus métodos, nueva en su ardor (San Juan Pablo II).

La Corporación Santa María de la Paz, le invita a conocer más de las peregrinaciones, contamos con destinos regionales, nacionales e internacionales en los que usted puede crecer en su vida espiritual, acepte esta invitación y llame a 4036910 para mayor información.