Ángela Correa de González.

Me encontraba muy delicada de la cabeza. Razón por la cual visité en repetidas ocasiones al psiquiatra sin obtener resultados favorables.

Después de algún tiempo me encomendé a la virgen de La Paz me ungieron con el aceite de la lámpara que la alumbra ,hoy estoy recuperada gracias a Santa María de La Paz.

Gracias madre querida Ángela Correa de González.